10 sept. 2012

Au revoir la France!

Después de pasar dos semanas en Normandía, el pasado lunes 3 terminé mi recorrido por Francia a toda velocidad, cruzando los departamentos de Picardía, Paso de Calais y Norte (Nord) sin detenerme más que para dormir y para tomar una que otra foto en algún pueblo pintoresco. Partiendo de Rouen en dirección noreste, bastaron 3 días para recorrer 369 kilómetros y así llegar a la famosa ciudad medieval de Brujas en Bélgica. Fueron los 3 días más intensos en la bicicleta, pero la geografía y los elementos naturales fueron generosos conmigo: las colinas se volvieron cada vez más pequeñas, hasta desaparecer por completo al norte de Pas de Calais, y no llovió ni un sólo día (pese a los persistentes cielos nublados).

Este letrero indica que ya estás en Bélgica. Sí, así de discreto.
Los belgas no son para nada nacionalistas. Ni siquiera una bandera.

A continuación un mapa de mi ruta en Francia. Bueno, más que delinear exactamente mi ruta, puse marcadores en los sitios donde me hospedé al menos una noche. En St. Pierre-sur-Dives, y en Honfleur, pasé dos noches pero realicé un paseo circular (circuito) por la región. En Cherbourg estuve 3 noches, en Caen también 3, en Rouen 2, en los demás sitios sólo pasé una noche:


View Cycling France in a larger map

En total, en Francia recorrí 1004 kilómetros en poco más de 49 horas de pedaleo. Esto quiere decir que mi velocidad promedio en el país fue de 20.3 kilómetros por hora -cifra significativamente más alta que los 17.6 km/h que promedié en Gran Bretaña. En parte, esto se debe a que ahora tengo mejor condición física que hace un mes o dos, pero sobre todo a la ausencia de montañas en mi recorrido por Francia. Si quieren ver las estadísticas de mi recorrido por Francia -y de hecho, de todo el viaje hasta ahora- sólo deben hacer click aquí. Disfruté mucho mi recorrido por Francia. No hubo accidentes ni problemas. Cuando entré al país el odómetro (que mide la distancia total recorrida por la bicicleta, como si fuera un auto) marcaba 3380 kilómetros, y cuando crucé a Bélgica marcaba 4384.

Francia es un país extraordinario y también es un paraíso para quienes viajan en bicicleta. En el camino me crucé con grupos de ciclistas, principalmente personas de más de 50 o 60 años (no siempre cargando su equipaje -tenían una camioneta con chofer que lo transportaba cada día a su hotel). Creo que viajar en bicicleta es, de hecho, más fácil en Francia que en Gran Bretaña, por la mayor densidad de automóviles por kilómetro de carretera en este último país. Francia tiene una densa red de carreteras principales, secundarias y rurales, todas en excelente condición, por lo cual es posible elegir rutas donde prácticamente no tienes que compartir el camino con vehículos motorizados.

Panorámica de Le Tréport, ciudad costera en
 el extremo norte de la Alta Normandía

2 comentarios:

  1. Que padre. Vas en chinga ahora. Un abrazo fuerte.

    Esteban

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ay si la foto toda artística de tu perfil de Google! Jajaja. Igual te mando un abrazo! A ver cuándo me alcanzas por acá.

      Eliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.