6 sept. 2011

Los Balcanes

Una de mis regiones favoritas son los Balcanes. Quizá sea el rincón más olvidado de Europa, o al menos disputan ese título con el Cáucaso (si lo contamos como Europa), Bielorrusia y Ucrania. Muchos mexicanos viajan a Europa cada año, pero por lo general nunca salen de los destinos clásicos de Europa occidental. Es decir, recorren ciudades entre Berlín y Lisboa (este a oeste) y de Oslo a Nápoles (norte a sur). Algunos destinos de Europa central, como Praga, Cracovia o Budapest, comenzaron a formar parte de los itinerarios turísticos convencionales del Viejo Continente apenas en la década pasada. Pero los Balcanes siguen fuera del radar, con las notables excepciones de Grecia y Croacia.

Antes de seguir, les pongo un mapa de los Balcanes para no se confundan. Existe un consenso sobre la definición geográfica de los Balcanes: es una península que delimita con el mar Adriático en el oeste, el mar Mediterráneo en el sur (incluye los mares Egeo e Iionio), el mar Negro al este, y los ríos Sava, Danubio y Kupa al norte:
File:Balkan topo en.jpg

¿Qué es lo que me fascina de los Balcanes? Son muchas cosas. Comencemos por la historia: se trata de una región que ha sido un punto de intersección de civilizaciones desde hace milenios. Hace mucho tiempo pasaron por ahí los griegos y los romanos, los hunos y los tártaros, los eslavos originales y los ilirios. En los siglos II-III llegó el cristianismo, en el siglo IV se fundó Constantinopla, y gradualmente los eslavos se convirtieron a esta joven religión. La historia medieval de la región es muy rica, los monasterios e iglesias de los siglos XII al XV no le piden nada a los de Francia y España. 

Pero eventualmente comenzaron a llegar los turcos otomanos. La región cayó, poco a poco, en la mano de invasores musulmanes. Desde la caída de Bizancio en 1452, y hasta la fecha, en los Balcanes han convivido cristianos y musulmanes, con algunas fricciones pero generalmente de forma pacífica. Pero el Imperio Otomano entró en el siglo XIX en una decadencia de la cual nunca pudo salir, y entonces entraron al juego el imperio Austro-Húngaro y Rusia. En las últimas décadas del siglo XIX, y principios del XX, todos los países de la región obtuvieron su independencia, como resultado de las a guerras en las que varias naciones europeas (principalmente los austro-húngaros y rusos, pero también ingleses y franceses) se aliaron para destronar a los turcos. Y así emergieron, en los albores del siglo XX, las naciones modernas de Rumania, Bulgaria, Grecia, Albania, Macedonia, Montenegro, Serbia, Bosnia-Herzegovina, Croacia, Kosovo y Eslovenia.
File:Zahvat grivickogo reduta.jpg
Scenes of the Russo-Turkish War, 1877-1878
Recapitulando, tenemos una región por donde han dejado su huella grandes civilizaciones occidentales (griegos, romanos, bizantinos) y orientales (otomanos), una enorme cantidad de migraciones (eslavos, gitanos, hunos, tártaros, pueblos germánicos) y diversas religiones (cristianismo ortodoxo y católico, Islam, judaísmo). En la segunda mitad del siglo XX, los Balcanes también tuvieron que lidiar con regímenes comunistas respaldados por la Unión Soviética. Curiosamente, al llegar a muchas ciudades en los Balcanes hoy en día lo primero que salta a la vista son las construcciones de la era comunista: edificios grises y tristes de apartamentos y oficinas gubernamentales. Pero los vestigios del comunismo son sólo una fina capa de polvo. Si rascamos un poco, encontramos una región milenaria con una historia tan accidentada como fascinante.

Antigua muralla de Vidin, Bulgaria. 
Quizá valga la pena ilustrar la interacción entre civilizaciones de distintos periodos históricos con un ejemplo elocuente. La foto de arriba es la muralla de la ciudad de Vidin, en Bulgaria. La muralla la iniciaron los romanos en el siglo III, los Bulgars (tribu medieval de la cual descienden los Búlgaros modernos) la reforzaron en los siglos X-XIV, y finalmente los otomanos la terminaron en el siglo XVII. Si se fijan, a la izquierda hay inscripciones en árabe. Por qué? Pues porque los otomanos, que eran musulmanes, utilizaban el alfabeto árabe. Turquía, descendiente el imperio otomano, dejó el alfabeto árabe por el latín en los años 20 bajo el liderazgo de Mustafa Kemal "Ataturk". En fin, ahí lo tienen: una pared con inscripciones árabes en una tranquila ciudad de Bulgaria!

Continuaré con más sobre los Balcanes...

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.